Problemas de Wi-Fi y la distribución de la casa

La distribución de tu casa puede causar problemas con la Wi-Fi, y es una de las cosas que más se pasan por alto. Estos son algunos pasos que puedes seguir para intentar mejorar tu Wi-Fi.

Elige la banda de la red que sea correcta para tus dispositivos

Para las redes Wi-Fi destinadas a los consumidores, hay dos bandas de frecuencia: 2,4 GHz y 5 GHz. La siguiente es una lista de las ventajas y desventajas de cada una.

2,4 GHz

  • Ventajas: mayor alcance, mejor al atravesar obstáculos (por ejemplo, las paredes), mayor compatibilidad (más dispositivos inalámbricos admiten 2,4 GHz que 5 GHz).
  • Desventajas: peor rendimiento, menos canales sin solapamiento y más congestionada que las redes de 5 GHz porque los dispositivos Bluetooth y otros dispositivos domésticos (por ejemplo, los microondas y los teléfonos inalámbricos) usan la banda de red de 2,4 GHz.

5 GHz

  • Ventajas: mayor rendimiento, canales menos congestionados, más canales que no se solapan.
  • Desventajas: menor alcance en comparación con las redes de 2,4 GHz, no atraviesa las paredes ni otros obstáculos tan fácilmente como las redes de 2,4 GHz y no son usadas ampliamente por otros dispositivos.

En algunos casos, una red de 2,4 GHz funcionará bien solo para realizar tareas básicas, como navegar por la web o usar el correo electrónico con una tableta, un equipo o un teléfono. Sin embargo, si estás haciendo cosas que usen más datos en un dispositivo compatible con una red de 5 GHz (por ejemplo, streaming de películas en una Xbox One), con una frecuencia de 5 GHz puedes ir bastante lejos a la hora de mejorar el rendimiento de la Wi-Fi.

Elegir diferentes nombres de red (SSID)

Si el enrutador está difundiendo en ambas bandas de red de 2,4 GHz y 5 GHz, deberías usar diferentes nombres de red (también denominados SSID). Así sabrás a qué red estás conectado. Puedes hacer este cambio usando el software de tu punto de acceso.

Evitar canales congestionados

La mayoría de los puntos de acceso (AP) de los consumidores, como los enrutadores inalámbricos, usan un canal preestablecido que se fija en fábrica y no se cambia. Esto puede provocar canales congestionados, que pueden ralentizar el rendimiento de la red Wi-Fi. Esto es especialmente cierto si hay muchas redes Wi-Fi cercanas.

Antes de cambiar el canal, es importante observar cuál es el rendimiento de la red en diferentes lugares de la casa, para así elegir el mejor canal. Una de las formas de hacerlo es obtener una aplicación de análisis de redes Wi-Fi en la Tienda Windows, abrir la aplicación y, a continuación, buscar la función que permite crear un gráfico de redes. Si la aplicación que elijas no tiene esta característica, prueba una diferente. Para buscar una aplicación de análisis de redes, abre la aplicación Tienda en tu equipo con Windows 10 y busca "Analizador Wi-Fi" o algo similar.

Para una red de frecuencia de 2,4 GHz, el gráfico de las redes tendrá un aspecto similar al siguiente.


Imagen de análisis de red de 2,4 GHz
 

  1. Mi punto de acceso
  2. Señal baja más fuerte
  3. Punto de acceso en un canal solapado
  4. Señal baja más débil

Al seleccionar un canal para redes de frecuencia 2,4 GHz:

  1. Elige el canal 1, 6 u 11. Estos canales no se solapan y serán los que proporcionen la mejor confiabilidad.
  2. Al elegir entre los canales 1, 6 u 11, elige la señal baja más fuerte del punto de acceso o enrutador. Por ejemplo, en la imagen anterior, esto sería en el canal 1.
  3. Elige un canal que tenga incluido el menor número de puntos de acceso (a menos que ese canal tenga la señal baja más débil).
  4. Si la totalidad de los tres canales son aproximadamente iguales en cuanto al número de puntos de acceso y la señal más débil, elige el canal con el menor número de puntos de acceso que se encuentren en canales solapantes.

Para redes de 5 GHz, el solapamiento prácticamente no es un problema, por lo que deberás elegir el canal con menos puntos de acceso para una intensidad de señal del nivel de la tuya.

Comprobar la intensidad de la señal

Si la señal no es suficientemente fuerte, no podrás conectarte de forma confiable a la red Wi-Fi, independientemente del canal que elijas. De nuevo, puedes usar una aplicación de análisis de Wi-Fi para determinar la intensidad de la señal; cuanto más próxima esté a – 10 dBm, más fuerte será la señal. Una señal más fuerte te ofrece más posibilidades de disfrutar de una conexión Wi-Fi confiable. La intensidad de señal más fuerte estará normalmente a unos centímetros de tu punto de acceso, pero no demasiado cerca de él.

Si tienes una señal Wi-Fi débil, prueba estas cosas:

  • Mueve el punto de acceso, a ver si es posible reducir el número de las paredes u otros obstáculos entre el punto de acceso y el equipo. Cuantas menos paredes y obstáculos, mejor.
  • Acerca tu equipo al punto de acceso, de ser posible. Cuanto más cerca, mejor, pero no pegado al mismo.
  • Mueve el punto de acceso hacia la mitad de la casa o de la habitación, si es posible, y sitúalo tan alto como puedas. Colocarlo en una esquina o debajo de una mesa puede reducir la intensidad de la señal de Wi-Fi.
  • Comprueba si hay cosas que provoquen interferencias (por ejemplo, un archivador metálico).
  • Comprueba cómo está orientado el dispositivo al usar la Wi-Fi. Tu posición puede provocar alguna pérdida de señal.

En el caso de que moverse hacia el punto de acceso o mover el propio punto de acceso no sea posible, puedes probar con un prolongador de red para mejorar la señal Wi-Fi. Los prolongadores de red son normalmente pequeños dispositivos que se pueden enchufar a una toma eléctrica en cualquier parte de la casa.

Comprobar el ancho de banda del canal

Aunque es menos común, la configuración del ancho de banda del canal para redes Wi-Fi de 2,4 GHz puede causar problemas. Las redes de la banda de 2,4 GHz tienen dos anchos de banda canal: 20 MHz y 40 MHz (el de 40MHz apareció posteriormente conforme a la especificación IEEE 802. 11N). Mientras que la banda del canal de 40 MHz ofrece un mayor rendimiento, algunos antiguos adaptadores y controladores de red Wi-Fi no funcionan correctamente con este ancho de banda. Si no estás consiguiendo una conexión Wi-Fi confiable, pero la intensidad de señal es fuerte y el canal de Wi-Fi está libre, comprueba la configuración del Ancho de banda del canal en tu punto de acceso, iniciando sesión en él. Por lo general, estará establecida en Automático o 20/40 MHz de 20 y 40, o algo similar a eso. Si el punto de acceso o el enrutador está configurado con alguno de estos valores, prueba a pasarlo al valor 20 MHz.

Evita el uso de los tipos de seguridad más antiguos o no compatibles

A medida que cambia la tecnología, los tipos de seguridad más antiguos pasan a ser menos seguros y dejan de ser compatibles. Mientras que algunos de estos tipos de seguridad antiguos aun se usan para que puedan funcionar dispositivos antiguos, es mejor evitarlos y usar los tipos de seguridad más recientes, en la medida de lo posible.

El estándar actual es WPA2-AES; los nuevos dispositivos homologados para Wi-Fi serán compatibles con él durante bastante tiempo.

Evita usar WEP o SSID ocultos, que no son seguros. Si es posible, intenta evitar el uso de WPA+WPA2 para el tipo de seguridad tu red. Cuando el enrutador o punto de acceso se configuran de esa manera, el equipo, u otro dispositivo inalámbrico, intentará usar primero WPA2 y volverá a WPA si no puede conectarse con WPA2. Sin embargo, algunos de los adaptadores de red Wi-Fi más antiguos no pueden volver de manera confiable desde WPA2 a WPA, por lo que a veces no hay forma de conectarse.


A continuación: Analizar el informe de la red inalámbrica

Volver a la Introducción

Propiedades

Id. de artículo: 4000461 - Última revisión: 25-10-2016 - Revisión: 3

Comentarios