Reinstalación de Windows sobre el sistema actual

Seleccione idioma Seleccione idioma
Id. de artículo: 835829 - Ver los productos a los que se aplica este artículo
Contraer esta imagenAmpliar esta imagen
win98logo
Expandir todo | Contraer todo
¿Algún problema? Esta es la primera opción. No es tan exhaustiva como una reinstalación completa, pero es mucho más rápida y puede solucionar el problema con un mínimo de esfuerzo

Preparación

Contraer esta imagenAmpliar esta imagen
71reinstal1

Antes de comenzar a reinstalar Windows, debe hacer una copia de seguridad de los datos importantes, en caso de que algo salga mal.

¿Cuándo fue la última vez que hizo una copia de seguridad de sus datos? Si su equipo se estropease ahora mismo, ¿cuánto trabajo perdería? Nadie realiza esta tarea con la suficiente frecuencia. Hacer copias de seguridad no es, desde luego, un trabajo divertido. De hecho, la propia naturaleza de esta tarea es retorcida, ya que uno nunca desea tener que confiar en una copia de seguridad, porque eso querría decir que algo ha fallado en el sistema.

Lo bueno es que ésta es una copia de seguridad diferente y, si la realiza correctamente, podrá recurrir a ella en el futuro. El detalle fundamental de esta copia de seguridad es que va a usarla de nuevo muy pronto: en cuanto reinstale Windows.

Preparados para perderlo todo

La gran pregunta es: ¿de qué material debemos hacer copia de seguridad y qué debemos dejar? La regla fundamental es que sólo se deben hacer copias de seguridad de los archivos de datos que necesitemos. Es decir, archivos de datos, no utilidades, aplicaciones ni programas. Estos últimos podrá reinstalarlos desde sus discos originales una vez que reinstale Windows. De esa forma tampoco tendrá ningún problema con las entradas del Registro. Por lo tanto, los programas quedan descartados.

Entonces, ¿qué archivos de datos? Idealmente, cualquiera que resulte de utilidad o que necesite. Pero si hiciera una copia de seguridad de todos los archivos que ha creado en algún momento, guardaría una gran cantidad de material inútil. Antes de hacer una copia de seguridad, dedique cierto tiempo a examinar el disco duro en busca de todos los archivos que haya creado. Normalmente, la carpeta Mis documentos es un buen lugar por el que comenzar, pero recuerde que algunos programas copian archivos en los lugares más diversos.

También debería utilizar este tiempo para ordenar su correo electrónico, sus favoritos Web y sus libretas de direcciones. Si en primer lugar organiza sus mensajes de correo electrónico, podrá hacer una copia de ellos, pero sólo si antes los reduce un poco.

Para ello, asegúrese de que su programa de correo electrónico puede importar sus mensajes una vez que los ha exportado (haga una prueba para asegurarse). Más adelante veremos cómo estructurar el disco duro para facilitar esta tarea la próxima vez.

Copia de seguridad del sistema

Si sólo tiene acceso a disquetes, tendrá que limitarse a los archivos más importantes. Si dispone de una unidad de mayor capacidad, como una grabadora de CD o una unidad Zip, podrá hacer copias de seguridad de todo lo que haya creado con facilidad.

Una vez que sepa de qué quiere hacer una copia de seguridad, puede comenzar a trabajar. En primer lugar, ejecute Copia de seguridad de Microsoft. Encontrará esta aplicación en el menú Inicio, Programas, Accesorios, Herramientas del sistema. Si no está allí, deberá instalarla desde el CD de Windows.

Al iniciar Copia de seguridad de Microsoft aparecerá esta pantalla. En ella podrá decidir de qué archivos desea realizar una copia de seguridad.

Seleccione los archivos haciendo clic en los cuadros que aparecen junto a los archivos y carpetas. Sea selectivo. Recuerde que no tiene que copiarlo todo.

Al hacer clic en el botón Siguiente pasará a la pantalla en la que debe seleccionar dónde guardar esos archivos. Si posee un dispositivo de copia de seguridad, selecciónelo.

Al hacer clic en Iniciar, por supuesto, se iniciará la copia de seguridad. Este proceso puede ser muy lento, así que es mejor tener paciencia.

Reinstalación

Buena parte de los problemas que desembocan en una reinstalación de Windows están originados por la costumbre de los fabricantes de software de jugar con los archivos clave del sistema. Si los archivos que Windows necesita no se encuentran en su lugar, no queda mucho por hacer aparte de reinstalar Windows sobre el sistema actual.

Este proceso es ligeramente diferente a la instalación partiendo de cero en un disco duro limpio porque, en nuestro caso, conservaremos todos los datos y configuraciones existentes. También supone retrasar lo inevitable, si hace ya tiempo que no formatea el disco duro, ya que este proceso no borrará los archivos redundantes ni solucionará los conflictos con los controladores. Lo bueno es que también es más fácil de llevar a cabo y que el sistema estará de nuevo en funcionamiento en muy poco tiempo.

Estado de daños

El primer paso al reinstalar Windows es descubrir cuál es el estado real en que se encuentra el equipo. Si ni siquiera puede iniciar Windows sin que se bloquee el equipo, tendrá que realizar una instalación desde el símbolo del sistema de DOS. Si puede iniciar Windows, podrá reinstalar el sistema operativo del modo previsto, siempre y cuando tenga acceso a la unidad de CD o haya copiado previamente los archivos de instalación al disco duro. En caso contrario, tendrá que realizar la instalación desde DOS.

En cualquier caso, debe entender los principios básicos del proceso que se dispone a llevar a cabo. En ese momento, el equipo no funciona correctamente porque uno o más archivos esenciales han sido eliminados o sobrescritos por versiones incompatibles.

Al reinstalar Windows sobre la instalación actual, los archivos que falten serán copiados de nuevo y se le preguntará si desea sobrescribir los archivos que ya existen con fechas diferentes (ver más adelante).

Reinstalación desde Windows

Si puede iniciar Windows, empiece por introducir el CD de Windows en la unidad de CD-ROM. Cierre la pantalla emergente que aparece cuando el disco se ejecuta automáticamente y abra el Explorador de Windows. Vaya a la unidad de CD-ROM. En el directorio raíz encontrará un archivo llamado SETUP.EXE. Haga doble clic en él para iniciar la instalación de Windows. Pase al apartado ?Procedimiento de reinstalación?, que se encuentra más adelante.

Reinstalación desde DOS

Si no puede iniciar Windows, tendrá que utilizar un disco de inicio para obtener acceso a la unidad de CD-ROM. En este momento debería tener un disco de inicio. En caso contrario, busque más adelante en este artículo información sobre cómo crear uno. Una vez que tenga este disco, reinicie el equipo con él en la unidad de disquete. Una vez que haya arrancado desde el disco, coloque el CD de Windows en la unidad de CD-ROM, vaya a la unidad correspondiente (escribiendo la letra de la unidad seguida de dos puntos, como D: o E: y presionando [Intro]) y, a continuación, escriba SETUP.EXE y presione [Intro]. Windows comenzará a reinstalarse.

Procedimiento de reinstalación

Durante la instalación, si Windows encuentra un archivo de sistema más reciente que el que va a instalar, le ofrecerá la posibilidad de conservar el archivo más moderno. Conteste Sí a la pregunta.

Tras ello, Windows sigue sin funcionar, repita el procedimiento de reinstalación pero, en esta ocasión, responda No a la pregunta anterior. Este procedimiento debería dar como resultado una instalación de Windows totalmente funcional (puede que surjan problemas con ciertas aplicaciones pero, en ese caso, sólo tendría que reinstalar el programa).

Creación de un disco de inicio

Si, en un momento dado, Windows deja de iniciarse, necesitará un disco de inicio. Si no dispone de uno, tendrá que crearlo de la siguiente manera:

¿Qué ocurre si, al reinstalar Windows sobre una instalación existe, no se produce ninguna mejora? En ese caso tendrá que volver a formatear el disco duro y reinstalar Windows partiendo de cero. Deténgase un momento a pensar en las consecuencias de esto: un disco duro formateado está vacío. Eso quiere decir que no habrá ni Windows ni DOS ni nada que le indique al equipo que hay una unidad de CD-ROM conectada y cómo usarla. Si tiene que instalar Windows desde un CD-ROM, se plantea un verdadero problema. Ahí es donde entra en juego el disco de inicio.

Los discos de inicio están diseñados para obtener acceso a las unidades de CD-ROM a pesar de que el disco duro esté vacío. Por ello, deben contener controladores de DOS para el CD-ROM, con el objeto de que le permitan utilizar el CD de instalación de Windows. Para utilizar un disco de inicio colóquelo simplemente en la unidad de disquete y encienda el equipo. Si el BIOS está configurada para arrancar desde la unidad de disco antes que desde el disco duro (la mayoría lo hacen), el equipo se iniciará en DOS y podrá obtener acceso a la unidad de CD-ROM.

Una vez reformateado el disco duro puede considerar el disco de inicio como un último recurso para tener un equipo que funcione, y esto no es ninguna exageración, de manera que no conviene perderlo (de hecho, es recomendable realizar una copia de seguridad de este disco una vez creado).

Creación de un disco de inicio

Crearemos un disco de inicio en Windows, pero antes aclararemos una cuestión formal: Microsoft prefiere llamar a los discos de arranque ?discos de inicio de Windows?, pero los dos nombres son intercambiables.

Creación de un disco de inicio de Windows 98

Para crear un disco de inicio de Windows 98, introduzca simplemente un disquete vacío en la unidad y siga el procedimiento de creación de un disco de inicio. Para ello, abra el Panel de control y seleccione Agregar o quitar programas. Seleccione la ficha Disco de inicio y haga clic en Crear disco? En el disco se copiarán los controladores de CD-ROM adecuados, por lo que no es necesario buscar ni agregar archivos adicionales.

Creación de un disco de inicio si no se puede iniciar Windows

Crear un disco de inicio en Windows es sencillo. También es posible crearlo si no puede iniciar el sistema operativo, pero es un poco más complicado. El procedimiento es el siguiente:

Inicie DOS (presionar [F8] durante el inicio para hacer aparecer el menú de inicio). Introduzca un disquete en la unidad y escriba format a: /s. De este modo se creará un disco de inicio. A continuación viene la parte complicada: debe encontrar el archivo de configuración del sistema para el CD-ROM y copiarlo en el disquete.

Este archivo estará incluido en el sistema o, si ha actualizado la unidad de CD-ROM, vendrá incluido con la propia unidad. Debe encontrar una copia del archivo con extensión .SYS de este disco en el disco duro y, a continuación, copiarlo al disco de inicio.

Seguidamente, copie la extensión de CD de Microsoft al disquete. Escriba COPY C:\WINDOWS\ COMMAND\MSCDEX.EXE A: y presione [Intro]. Si este archivo no se encuentra en esa ubicación, estará dañado, de modo que tendrá que encontrarlo. Para hacerlo desde DOS, escriba DIR /S MSCDEX.EXE. De este modo se buscará el archivo en el disco duro. Una vez encontrado, cópielo en el disco de inicio.

A continuación, haga que el disquete pueda reconocer la unidad de CD cuando arranque desde él. Para ello, cree los archivos CONFIG.SYS y AUTOEXEC.BAT. En DOS escriba A: para ir a la unidad de disquete. A continuación, escriba EDIT CONFIG.SYS. Escriba device=<'nombre_controlador'>.sys /D:mscd001, donde 'nombre_controlador' es el nombre del archivo .SYS del paso dos.

Guarde el archivo CONFIG.SYS. Ahora crearemos el archivo AUTOEXEC.BAT. Para ello escriba EDIT AUTOEXEC.BAT. Una vez que se abra el archivo escriba MSCDEX.EXE /d:mscd001. Guarde los cambios en el disco.

La última parte es la más sencilla. Reinicie el equipo con el disquete en la unidad. Tras esto, comprobará que se encuentra en DOS y que puede obtener acceso a la unidad de CD.

Particionado y formateo del disco duro

Contraer esta imagenAmpliar esta imagen
71reinstal2

Antes de reinstalar Windows, es recomendable configurar la unidad y formatearla. Le mostraremos la forma más adecuada para su equipo.

Hoy en día, los discos duros son enormes. Incluso los equipos más baratos incluyen ya discos duros de 4Gb y más. El problema es que una cantidad tan enorme de datos tiene que estar bien organizada o dará como resultado un enorme desorden. La mejor forma de lograrlo consiste en particionar el disco duro en fragmentos más pequeños, de modo que cada uno actúe como un disco duro virtual por sí mismo.

Una forma de dividir el disco consiste, sencillamente, en crear dos particiones: la primera partición será la unidad del sistema, con Windows y los archivos de programa, mientras que la segunda quedará reservada para los archivos de datos. El tamaño que asigne a esta configuración dependerá del tamaño del disco duro y del tipo de archivos de datos con los que trabaje. Si suele editar grandes archivos de gráficos o de sonido, posiblemente le interese una división 50-50. En otro caso, tal vez sea preferible un porcentaje del 60-40, con la mayor parte del disco para los archivos del sistema. Por lo tanto, si tiene un disco duro de 4Gb y no utiliza archivos grandes con demasiada frecuencia, puede plantearse un tamaño de 2,4 Gb para la partición del sistema y de 1,6 Gb para los datos.

Otra forma de realizar la división es establecer tres particiones, con una partición de copia de seguridad agregada a las de sistema y datos. Esta opción resulta especialmente útil si trabaja en su equipo o posee una gran cantidad de datos que ha tardado mucho tiempo en crear.

Debido a las limitaciones de espacio, esto sólo resulta práctico si dispone de un disco duro de mayor tamaño (por ejemplo, de 6 Gb en adelante). Si esta configuración le resulta útil, puede probar con una distribución del 50-30-20, con el 20 por ciento para el disco de copia de seguridad, el 30 para los datos y el 50 por ciento para los archivos de sistema. En una unidad de 6 Gb esto equivaldría a 3Gb para el sistema, 2 Gb para los datos y 1 Gb para la copia de seguridad.

Consideraciones finales

A continuación, explicaremos el procedimiento para particionar el disco duro. Es necesario señalar antes de comenzar que todo el contenido del disco duro se perderá una vez que cambie el tamaño de una partición. Por ello, asegúrese de que su disco de inicio funciona correctamente antes de empezar.

FDISK crea dos tipos de particiones: primarias, que contienen sólo la unidad de inicio o del sistema, y extendidas, que comprenden todas las demás unidades, que se crean como unidades "lógicas" dentro de la partición extendida.

Para formatear las unidades recién particionadas, debe reiniciar el equipo desde el disquete que creó anteriormente y, a continuación, realizar un formateo incondicional en cada partición. El formato de este comando es FORMAT *modificadores* *letra de unidad*:. El único modificador que nos interesa es el de formateo incondicional, es decir, /U. Por lo tanto, para formatear la unidad principal, escriba FORMAT /U C:. Si ha creado tres particiones, tendrá que repetir el proceso para D: y E:.

Creación de particiones en DOS

FDISK es una herramienta muy eficaz y relativamente fácil de utilizar. Recuerde que perderá todos los datos tan pronto como cree un nuevo conjunto de particiones.

Inicie el equipo desde el disco de inicio y asegúrese de que dispone de acceso a la unidad de CD-ROM (tenga en cuenta que va a perder su antigua configuración). Tras ello escriba FDISK para iniciar el programa de particionado de Microsoft.

Tras responder afirmativamente a la pregunta sobre FAT32, seleccione la cuarta opción para ver la configuración actual del disco duro. En este caso, tenemos dos particiones, de manera que el primer paso es eliminarlas.

Seleccione la opción 3 para eliminar las particiones y todo. Tras ello podrá volver a crear sus particiones. Seleccione la opción 1 y, de nuevo, 1 para crear la partición primaria con el tamaño que especifique.

El siguiente paso consiste en crear la partición extendida. Seleccione la opción 1 y luego la 2 para comenzar a crear esta segunda área. Cuando se le pregunte, indique que la partición extendida debe usar todo el espacio restante.

El último paso no crea en realidad ninguna partición lógica: tendrá que crearlas usted mismo en la partición extendida. FDISK preguntará automáticamente por la primera de ellas. Seleccione el tamaño que desea para ésta.

Finalmente, compruebe que todas las particiones tienen las dimensiones que desea seleccionando de nuevo la opción 4 en el menú principal. Cuando esté satisfecho con la configuración, reinicie el equipo y formatee las unidades.

Reinstalación

Contraer esta imagenAmpliar esta imagen
71reinstal1

Ya hemos acabado con los preparativos, hemos hecho una copia de seguridad de los archivos y tenemos un disco de inicio operativo. Ha llegado el momento de reinstalar Windows partiendo de cero. Vamos allá?

El disco duro está recién formateado y el disco de inicio está preparado: es hora de reinstalar Windows.

Todas las versiones de Windows poseen pantallas de configuración ligeramente distintas, de modo que la siguiente guía sólo tiene carácter orientativo: es posible que algunas de las pantallas no aparezcan en su versión de Windows y otras pueden aparecer en un orden diferente.

Elementos necesarios:
- 45 minutos de tiempo libre.
- La clave de producto de Windows.
- Otro disquete vacío.

Recuerde

Si cree que ha respondido incorrectamente a alguna de las preguntas durante la instalación, siempre puede presionar el botón Volver y cambiar la respuesta. Además, mientras no comience la copia de archivos, siempre puede hacer clic en Cancelar para salir.

En primer lugar, introduzca el disco de inicio, encienda el equipo y asegúrese de que éste se inicia desde la unidad de disquetes. En caso contrario, vaya al BIOS, seleccione la unidad de disquete como primera unidad de inicio, guarde los cambios y salga. Debería aparecer un menú. Seleccione la opción de inicio con compatibilidad con CD-ROM.

Introduzca el CD de Windows 98 en la unidad y escriba su letra de unidad seguido de dos puntos (por ejemplo, D:) y presione [Intro]. A continuación, escriba SETUP [Intro] para iniciar el procedimiento de instalación de Windows.

Lo primero que ocurre durante la instalación es que el programa de instalación lleva a cabo una comprobación del sistema. Presione [Intro] para que ScanDisk compruebe las unidades, tras lo cual se analizará la integridad del registro del sistema. Debe permitir que se realice esta comprobación para solucionar cualquier error que exista en la unidad antes de continuar. Tras esto, podrá comenzar con la instalación de Windows propiamente dicha, que tardará entre 30 y 60 minutos.

La primera decisión que debe tomar es elegir el directorio en el que se instalará Windows. Si bien el programa de instalación le ofrece la posibilidad de instalarlo en una carpeta con un nombre distinto de Windows, esto no es recomendable. Para asegurarse de que todos los programas funcionan correctamente, es preferible instalar el sistema operativo en C:\Windows.

A continuación, deberá seleccionar las opciones de instalación. La opción habitual es ?Típica?; ?Portátil? está pensada para instalar Windows en un equipo portátil; ?Compacta? permite ahorrar espacio del disco, ya que no instala componentes opcionales; y, finalmente, 'Personalizada? resulta perfecta para usuarios avanzados. Es recomendable seleccionar la opción Típica.

Las dos últimas opciones son los componentes de Windows y la ubicación geográfica. Es recomendable seleccionar los componentes estándar, ya que siempre puede agregar o eliminar programas más adelante mediante la opción Agregar o quitar programas del Panel de control. Como ubicación seleccione el país en el que se encuentra.

Una vez que haya elegido todas las opciones, el programa de instalación le indicará que es un buen momento para crear un disco de inicio. Coloque una disquete vacía en la unidad y haga clic en Aceptar. No utilice el disco de inicio original, ya que es recomendable conservar una copia de éste.

Una vez creado el disco de inicio, se producirá una pequeña pausa. Finalmente aparecerá una ventana con un mensaje parecido a "Siéntese y relájese..." mientras Windows se instala. El avance de la instalación viene indicado por una barra de progreso en la parte inferior izquierda de la pantalla. Una vez concluida la instalación, puede reiniciar el equipo y utilizar por primera vez la nueva instalación de Windows. Retire el disco de inicio de la unidad de disquete antes de hacer clic en Aceptar.

Tras esto sólo quedarán unos pocos ajustes que configurar. En primero lugar, escriba la información de usuario. A continuación, deberá leer y aceptar el acuerdo de licencia y, a continuación, escribir la clave de producto de 25 caracteres (los guiones se agregan automáticamente).

Durante la siguiente etapa de la instalación, Windows instala los controladores de software de todos los dispositivos plug-and-play que haya conectados al sistema. Tras esto, se deciden varios ajustes del Panel de control. Deberá seleccionar su ubicación geográfica en el cuadro de diálogo Propiedades de fecha y hora.

A continuación, deberá reinstalar los controladores correspondientes a su monitor. El Asistente para agregar nuevo hardware aparecerá e intentará localizar los controladores de su monitor. Si están en un CD o un disquete, insértelo en la unidad y seleccione Permitir que Windows busque los controladores. Si no dispone de ninguno, seleccione Mostrar una lista de todos los controladores en una ubicación específica. Seleccione el monitor plug-and-play predeterminado.

El monitor predeterminado le permitirá iniciar Windows, pero estará limitado a un tamaño de pantalla de 640x480 con 16 colores. Una vez instalado el controlador del monitor, instale los controladores de la tarjeta gráfica. Y eso es todo. Windows ya está reinstalado. Es hora de pasar a la fase de postinstalación?

Postinstalación

Contraer esta imagenAmpliar esta imagen
71reinstal1

Ya ha reinstalado Windows, pero aún debe comprobar algunas cosas antes tener un sistema totalmente funcional.

Finalmente la instalación ha concluido y ya dispone de una versión operativa de Windows. Si echa un vistazo a la carpeta de Windows descubrirá que ocupa aproximadamente la mitad de espacio que antes, lo que quiere decir que el equipo no sólo será más rápido sino que además tendrá menos bloqueos, ya que se habrán reducido el número de conflictos de archivos del sistema.

Pero, antes de echar las campanas al vuelo, conviene dedicar unos instantes a comprobar que Windows ha reconocido correctamente el hardware. La rutina de detección de hardware de Windows en el proceso de instalación no está exenta de fallos y puede ignorar algunos de los dispositivos. Por nuestra experiencia podemos decirle que las tarjetas SCSI y los dispositivos de almacenamiento extraíbles son los que más suelen presentar problemas.

Finalización de la configuración del hardware

Para descubrir exactamente lo que Windows ha instalado, haga clic con el botón secundario en el icono de Mi PC y seleccione Propiedades. Al hacerlo aparecerá el cuadro de diálogo Propiedades del sistema. Vaya a la ficha Administrador de dispositivos y compruebe si todo el hardware aparece enumerado.

Si algún dispositivo tiene una marca en forma de triángulo amarillo con un signo de exclamación, existe algún problema con él. Resalte el dispositivo y haga clic en Propiedades para obtener más información sobre el problema. Normalmente, al reinstalar los controladores de software de la copia de seguridad se solucionará el problema. En ocasiones, si no puede solucionar el problema, deberá eliminar totalmente el dispositivo del perfil de hardware y reinstalarlo mediante la opción Agregar nuevo hardware del Panel de control para que comience a funcionar.

Si un dispositivo de hardware que tiene conectado no aparece en el Administrador de dispositivos (y no funciona), tendrá que indicarle a Windows que lo busque. Para ello recurra a la utilidad Agregar nuevo hardware del Panel de control. Cárguela y haga clic dos veces en Siguiente. Después de poner a trabajar un poco el disco duro, Windows (con suerte) detectará el dispositivo ausente e instalará los controladores.

Si aparece una pantalla en blanco, tendrá que recurrir al método complicado. Haga clic de nuevo en Siguiente. Windows intentará localizar el hardware que no es plug-and-play. Si, aún así, sigue apareciendo una pantalla en blanco, se le preguntará si desea seleccionar el dispositivo manualmente. Elija el tipo de dispositivo de la lista disponible. De este modo, Windows debería detectarlo. Si no encuentra el tipo de dispositivo de hardware que quiere instalar en la lista, seleccione Otros. Increíblemente, la mayor parte de las cosas parecen estar ahí.

Todo ha acabado

Ha sido un trabajo arduo, pero lo hemos logrado. Muy bien. Ya tenemos una instalación nueva de Windows. Por desgracia, ahora le queda el dudoso placer de instalar todos los programas y copiar los datos de nuevo en el disco duro pero, al menos, le ha dado una buena limpieza al equipo.

Ahora que el equipo está de nuevo en funcionamiento, tal vez desee crear una imagen de la unidad, es decir, una copia del disco duro con Windows recién instalado en él. La próxima vez que desee reinstalar Windows, sólo tendrá que copiar esta imagen en la unidad C:. De este modo, terminará el proceso en la mitad de tiempo y no tendrá que preocuparse de configurarlo todo de nuevo.

Reinstalación del hardware

Ejecute Agregar nuevo hardware en el Panel de control. Windows buscará dispositivos plug-and-play que no estén instalados correctamente y generará una lista como la siguiente.

Si su dispositivo no aparece, marque No. A continuación, Windows buscará los dispositivos que no sean plug-and-play.

Si Windows sigue sin encontrar el hardware, la última posibilidad es instalarlo manualmente seleccionándolo de la siguiente lista. Aunque parezca raro, muchos de los dispositivos que se instalan con más frecuencia aparecen en la categoría Otros.
Este material está protegido por los derechos de autor o cedido bajo licencia a Future Publishing Limited, una empresa del grupo Future Network plc, Reino Unido 2004. Reservados todos los derechos.

Propiedades

Id. de artículo: 835829 - Última revisión: lunes, 26 de abril de 2004 - Versión: 3.1
La información de este artículo se refiere a:
  • Microsoft Windows 98 Standard Edition
  • Microsoft Windows 98 Second Edition
  • Microsoft Windows 98 Second Edition

Enviar comentarios

 

Contact us for more help

Contact us for more help
Connect with Answer Desk for expert help.
Get more support from smallbusiness.support.microsoft.com