Optimizar Windows para mejorar el rendimiento

Estas son algunas sugerencias que te ayudarán a optimizar Windows 7 para mejorar el rendimiento.

Ejecuta el Solucionador de problemas de rendimiento

Lo primero que puedes probar es el Solucionador de problemas de rendimiento, que puede detectar y corregir problemas automáticamente. El Solucionador de problemas de rendimiento busca problemas que pueden ralentizar el rendimiento del equipo, como el número de usuarios que están conectados al equipo y si se están ejecutando varios programas al mismo tiempo.

Para abrir el Solucionador de problemas de rendimiento, haz clic en el botón Inicio

Imagen del botón Inicio
y después en Panel de control. En el cuadro de búsqueda, escribe solucionador de problemas y después haz clic en Solución de problemas. En Sistema y seguridad, haz clic en Buscar problemas de rendimiento.

Elimina los programas que nunca usas

Muchos fabricantes incluyen en los equipos programas que no pediste y que tal vez no necesites. Normalmente, suelen ser versiones de prueba o ediciones limitadas de programas que las compañías de software esperan que pruebes, que te gusten y que pagues para actualizar a la versión completa o a una versión más reciente. Si quieres estos programas, conservarlos puede ralentizar el equipo, ya que utilizan memoria, espacio en disco y capacidad de procesamiento.

Convendría que desinstalaras todos los programas que no piensas usar, como el software instalado por el fabricante o cualquier software que hayas instalado y que ahora no utilices (sobre todo, las utilidades diseñadas para ayudarte a administrar y configurar el hardware y el software del equipo). Las utilidades, como los antivirus, los limpiadores de discos y las herramientas de copia de seguridad, suelen ejecutarse automáticamente al iniciar el equipo y, sin que te des cuenta, consumen recursos en segundo plano aunque no puedas verlo. Mucha gente ni siquiera sabe que se están ejecutando.

Aunque tu equipo sea antiguo, puede contener programas instalados por el fabricante que nunca has sabido que existían o que has olvidado. Nunca es demasiado tarde para quitarlos y eliminar el desorden y los recursos del sistema malgastados. Tal vez pensabas que algún día necesitarías ese software, pero eso nunca ocurrió. Desinstálalo y comprueba si el equipo se ejecuta más rápido.

Restringe el número de programas que pueden ejecutarse al iniciar

Muchos programas están diseñados para iniciarse automáticamente cuando se inicia Windows. Los fabricantes de software suelen configuran sus programas para que se abran en segundo plano, sin que veas que se están ejecutando, de forma que se abran rápidamente cuando hagas clic en sus iconos. Esto resulta muy útil con los programas que utilizas habitualmente. Sin embargo, en el caso de los programas que usas pocas veces o que nunca usas, esto consume valiosos recursos de la memoria y aumenta el tiempo que tarda Windows en terminar de iniciarse.

Decida si quieres que un programa se ejecute al iniciar.

Pero ¿cómo puedes saber qué programas se ejecutan automáticamente al iniciar? A veces resulta obvio, ya que el programa agrega un icono en el área de notificación de la barra de tareas, donde puedes ver que está en ejecución. Mira ahí para saber si hay programas en ejecución que no quieres que se inicien automáticamente. Apunta con el ratón en cada icono para ver el nombre del programa. No olvides hacer clic en el botón Mostrar iconos ocultos para no falte ninguno.

Aunque hayas comprobado el área de notificación, es posible que aún haya algunos programas que se ejecutan automáticamente al iniciar. Con AutoRuns for Windows, una herramienta gratuita que puedes descargar desde el sitio web de Microsoft, podrás ver todos los programas y procesos que se ejecutan al iniciar Windows. Si quieres detener un programa para que no se ejecute automáticamente cuando se inicie Windows, abre el programa AutoRuns for Windows y desactiva la casilla situada junto al nombre del programa que quieres detener. La herramienta AutoRuns for Windows está diseñada para usuarios avanzados.

Desfragmenta el disco duro

La fragmentación hace que el disco duro realice un trabajo adicional que puede ralentizar el equipo. El Desfragmentador de disco reorganiza los datos fragmentados para que el disco duro pueda trabajar de forma más eficaz. El Desfragmentador de disco se ejecuta con arreglo a una programación, pero también puedes desfragmentar el disco duro manualmente.

Limpia el disco duro

Los archivos innecesarios del disco duro ocupan espacio en disco y pueden ralentizar el equipo. La herramienta Liberador de espacio en disco quita los archivos temporales, vacía la papelera de reciclaje y elimina algunos archivos del sistema y otros elementos que ya no necesitas.

Ejecuta menos programas al mismo tiempo

Algunas veces, cambiar el comportamiento del equipo puede tener un gran impacto en su rendimiento. Si eres de ese tipo de usuarios a los que les gusta tener abiertos ocho programas y una docena de ventanas del explorados al mismo tiempo (todo eso mientras envías mensajes instantáneos a tus amigos), no deberías sorprenderte si el equipo se colapsa. Mantener abiertos una gran cantidad de correos electrónicos también pueden consumir memoria.

Si tu PC se ejecuta con lentitud, pregúntate si realmente necesitas mantener abiertos todos los programas y ventanas al mismo tiempo. Busca una manera mejor para acordarte de responder a los mensajes de correo electrónico en lugar de tenerlos todos abiertos.

Comprueba que solo hay un antivirus en ejecución. Ejecutar varios antivirus también puede reducir el rendimiento del equipo. Por suerte, el Centro de actividades te avisará si se están ejecutando varios antivirus y te ayudará a solucionar el problema.

Desactiva los efectos visuales

Si Windows se ejecuta con lentitud, puedes mejorar su rendimiento deshabilitando algunos de los efectos visuales. Se trata de elegir entre el aspecto o el rendimiento. ¿Qué prefieres: que Windows se ejecute más rápido o que esté más bonito? Si tu PC es lo suficientemente rápido, no tendrás que elegir; pero si tiene la potencia justa para Windows 7, puede resultar útil reducir los efectos visuales.

Puedes elegir qué efectos visuales vas a desactivar, uno por uno, o permitir que Windows elija por ti. Hay 20 efectos visuales que puedes controlar, como el estilo visual Glass, el modo en que se abren y cierran los menús o si se utilizan sombras.

Si quieres ajustar todos los efectos visuales para mejorar el rendimiento:

  1. Abre Información y herramientas de rendimiento. Para ello, haz clic en el botón Inicio 
    Imagen del botón Inicio
    y luego en Panel de control. En el cuadro de búsqueda, escribe Información y herramientas de rendimiento y, en la lista de resultados, haz clic en Información y herramientas de rendimiento.
  2. Haz clic en Ajustar efectos visuales
    Se requiere permiso de administrador
    . Si te piden una contraseña de administrador o confirmación, escribe la contraseña o proporciona la confirmación.
  3. Haz clic en la pestaña Efectos visuales, en Ajustar para obtener el mejor rendimiento y luego en Aceptar. (Si quieres usar una opción menos drástica, selecciona Dejar que Windows elija la configuración más adecuada para el equipo).


Reinicia el equipo a menudo

Este consejo es básico. Reinicia el equipo al menos una vez por semana, especialmente si lo usas mucho. Reiniciar un equipo es una buena manera de limpiar la memoria y asegurarse de que los procesos y servicios errantes que comenzaron a ejecutarse se cierran.

Al reiniciar, se cierra todo el software que se ejecuta en el equipo, no solo los programas que puedes ver en la barra de tareas, sino docenas de servicios que pueden haber iniciado diferentes programas y que nunca se han detenido. Al reiniciar el equipo, puedes resolver misteriosos problemas de rendimiento cuya causa exacta es difícil determinar.

Si tienes abiertos tantos programas, mensajes de correo electrónico y sitios web que reiniciar resulta un engorro, probablemente sea un síntoma de que debes reiniciar el equipo. Cuantas más cosas tengas abiertas y más tiempo las tengas en ejecución, mayor será la probabilidad de que el rendimiento sea lento y se quede sin memoria.

Agrega más memoria

Esta no es una guía para que compres hardware que acelere el equipo. Sin embargo, ninguna explicación acerca de cómo conseguir que Windows se ejecute más rápido estaría completa sin mencionar que deberías considerar la posibilidad de agregar más memoria (RAM) a tu PC.

Si el rendimiento de un equipo que ejecuta Windows 7 es demasiado lento, normalmente se debe a que no tiene suficiente RAM. La mejor manera de mejorar el rendimiento es agregar más memoria.

Windows 7 puede ejecutarse en equipos con 1 gigabyte (GB) de RAM, pero se ejecuta mejor con 2 GB. Para obtener un rendimiento óptimo, aumenta a 3 GB o más.

Otra posibilidad es aumentar la cantidad de memoria mediante el uso de Windows ReadyBoost. Esta característica permite usar el espacio de almacenamiento de algunos dispositivos extraíbles, como unidades flash USB, para acelerar el equipo. Es más fácil conectar una unidad flash a un puerto USB que abrir la caja del equipo y conectar módulos de memoria en su placa base.

Comprueba si tienes virus y spyware

Si tu equipo se ejecuta con lentitud, es posible que esté infectado por un virus o spyware. Esto no suele ser tan habitual como otros problemas, pero es algo a tener en cuenta. Antes de que te preocupes demasiado, comprueba tu PC con programas antivirus y antispyware.

Uno de los síntomas habituales de los virus es que el rendimiento del equipo es mucho más lento de lo normal. Otros síntomas pueden ser que aparezcan mensajes inesperados en el equipo, que se abran programas automáticamente o que el disco duro suene continuamente.

El spyware es un tipo de programa que se instala, normalmente sin tu conocimiento, para vigilar tu actividad en Internet. Puedes comprobar si hay spyware con Windows Defender u otros programas antispyware.

La mejor manera de tratar los virus es evitarlos. Ejecuta siempre un software antivirus y mantenlo actualizado. Sin embargo, aunque tomes estas precauciones, es posible que tu equipo resulte infectado.

Comprueba la velocidad del equipo

Si después de seguir estos consejos el rendimiento del equipo sigue siendo demasiado lento, tal vez necesites un nuevo equipo o algunas actualizaciones de hardware, como un disco duro nuevo o una tarjeta de vídeo más rápida. No es necesario adivinar la velocidad del equipo. Windows dispone de una herramienta para comprobar y medir la velocidad del equipo que se llama Evaluación de la experiencia en Windows.

La Evaluación de la experiencia de Windows clasifica el equipo en función de cinco componentes clave y proporciona un valor a cada uno, así como una puntuación total. Esta puntuación total es igual a la puntuación del componente con peor rendimiento. Las puntuaciones totales están comprendidas entre 1 y 7,9. Si el equipo tiene una puntuación inferior a 2 o 3, quizás sea el momento a pensar en comprar otro nuevo, en función de las tareas que pienses realizar con él.

Cambia el tamaño de la memoria virtual

Si recibes advertencias de que la memoria virtual es insuficiente, deberás aumentar el tamaño mínimo del archivo de paginación. Windows establece un tamaño mínimo inicial del archivo de paginación igual a la cantidad de memoria de acceso aleatorio (RAM) instalada en el equipo, y un tamaño máximo igual al triple de la cantidad de RAM. Si aparecen advertencias con estos niveles recomendados, aumenta el tamaño máximo y mínimo.

  1. Abre Sistema. Para ello, haz clic en el botón Inicio
    Imagen del botón Inicio
    ,
    haz clic con el botón derecho en Equipo y después haz clic en Propiedades.
  2. En el panel izquierdo, haz clic en Configuración avanzada del sistema
    Se requiere permiso de administrador
    .
    Si te piden una contraseña de administrador o confirmación, escribe la contraseña o proporciona la confirmación.
  3. En la pestaña Opciones avanzadas, en Rendimiento, haz clic en Configuración.
  4. Haz clic en la pestaña Opciones avanzadas. Luego, en Memoria virtual, haz clic en Cambiar.
  5. Desactiva la casilla Administrar automáticamente el tamaño del archivo de paginación para todas las unidades.
  6. En Unidad [etiq. de volumen], haz clic en la unidad que contiene el archivo de paginación que quieres cambiar.
  7. Haz clic en Tamaño personalizado, escribe el nuevo tamaño en megabytes en el cuadro Tamaño inicial (MB) o en el cuadro Tamaño máximo(MB) , haz clic en Establecer y luego en Aceptar.


Propiedades

Id. de artículo: 15055 - Última revisión: 14 sept. 2016 - Revisión: 2

Comentarios